Social Media en Organizaciones

Social Media en Organizaciones

98592171_ada53479caEl Social Media una nueva herramienta de comunicación tan poderosa como un instrumento debilitador para aquellas organizaciones que no saben cómo gestionar su trato al cliente así como su imagen de marca.

Es imprescindible trazar un camino desde la tierra 1.0 hacia las nubes 2.0 para que la travesía terrenal sea limpia y ordenada. La planificación se hace vital y esencial para no perder el rumbo ni los objetivos esbozados en la misión a la cual llegaremos tras un largo periodo de tiempo.

Un concepto clave es el tiempo, tiempo para consolidarse en una burbuja social, tiempo para conseguir notoriedad, prestigio y reconocimiento del mundo 1.0 y 2.0. Tiempo que no es entendible por parte de dirigentes ansiosos de resultados a corto plazo. Señores, en social media no es chascar los dedos y conseguir un ROI excelente, para conseguir rendimientos óptimos se requiere constancia, trabajo, creatividad e interacción con los seguidores.

“Roma no se hizo en un día”, y la planificación social debe entrañar la estrategia a seguir y los pasos que debemos andar, si algún día se gozará de beneficios pero a largo plazo. La espera es vital, hay que ir “hashtag” a “likes”, el crecimiento debe ser ordenado y entorno a los seguidores para que la imagen de marca crezca en reconocimiento y notoriedad.

Tu éxito no radica en los seguidores, sino en la dinamicidad tus perfiles, la bidirecionalidad con followers o fans, comprar a tus seguidores no te asegura tener beneficios y si pérdidas al buscar “consumidores” que no se sienten atraídos hacia tu propuesta de servicios o de bienes. Conquista a tu público, atráelo hacia tu marca, muéstrale el lado misterioso de tu organización, sigue sus pasos, sé su pareja de baile y no emplees tu tiempo en mensajes masivos, no seas una marca spam.

Recuerda que Social Media es como esculpir la más bella figura, hay que mimar cada detalle, ser distintivo y tiempo, si no se tiene tiempo absténgase de entrar en el nuevo mundo.

Photo credit: Nathan Gibbs