El tiempo no ha vuelto

Extraño, raro, sensaciones encontradas, sentimientos que chocan en cada una de las palabras que vuelvo a escribir en el blog tras más de un año de ausencia, un año de intensos cambios, un año de vaivenes, más de un año donde el tiempo ha sido diferente, escurridizo y en ocasiones traicionero al perderse entre las manos. Difícil volver a escribir, difícil saber qué contar tras una desconexión, difícil expresar un porqué que quizás aún siga sin dar respuesta. Un año donde el tiempo ha hecho perder trabajo de años, dejar en stand by proyectos personales y rechazar sistemáticamente todo lo nuevo que pudiese parar el tiempo y con suerte ,quizás, pararlo.

Tiempo no es tiempo

El tiempo se ha convertido en una trampa, en no ser tiempo sino un enemigo que me acompañaba durante las 24 horas del día, el tiempo no era aliado ni siquiera me protegía en los momentos de frustración, fracasos o aprendizajes, el tiempo ha sido como la reina de un tablero de ajedrez donde mi día a día era derrotado como un peón desprotegido por sus caballos y su altas torres.

El tiempo no es tiempo cuando:

  • No sabes controlar tu tiempo, pierdes la capacidad de gestionar tu vida profesional y personal.
  • No es tiempo cuando personal y profesional se disuelven en la misma coctelera.
  • Tiempo no es tiempo cuando sientes frustración, ira, desmotivación, estancamiento o perdida de creatividad o ganas de hacer, crear o lanzar.
  • Tiempo no es tiempo cuando tu salud sufre alteraciones, imnsonio, ansiedad, estrés, nervios e irritabilidad incrementada por la falta de control.
  • Tiempo no es tiempo si…. no eres capaz de ser tú, si no sonríes, si no compartes con tu seres queridos tu esencia.

Cambio mi tiempo, cambio por vivir

Cambio mi tiempo, cambio mi modo de ver que no puedo vivir encadena a un ordenador, tablet o smartphone porque realmente me hace improductiva, volátil e inestable en cada una de mis tareas personales y profesionales, cambio mi tiempo por vivir, por vivir con mis seres queridos y por hacer lo que realmente amo.

  • No cambio mi vida por proyectos salvo que el proyecto me de un plus de ilusión y pasión.
  • No avanzo en proyectos personales hasta que mi mente sea capaz de admitir que necesito cambiar y salir de esta situación que quiebra mi calma, paz y estado emocional.
  • No acepto nuevas responsabilidades que rompan nuevamente los escasos esquemas que quiebren la mínima paz que resta en mi.
  • Si cambio por aquellos y aquellas personas que aporten positividad, alegría, sonrisa a mi vida. Si no vas a aportar nada nuevo en mi entorno mejor que te alejes de mi durante un tiempo pues mi carácter se ha vuelto rudo con silencios vacíos.
  • Si cambio por vivir con la misma intensidad que hacía un tiempo pero lamentablemente lo perdido no puedo recuperar.
  • Cambio por vivir.

Si has sentido esta situación en algún momento de tu vida, si has superado un valle donde creías que la solución era volver a la “normalidad” y aceptar seguridad además de vivir en confort sería de ayuda conocer tu experiencia y cómo has conseguido revertir y aprender de una situación donde el tiempo no es tiempo.

¡El tiempo no ha vuelto!

Photo Credit: Brian

  • Ivan Avanza

    Hola Nieves,

    Este es el primer artículo que leo tuyo … y me encantó.

    Gracias por desnudarte y por la lección.

    Go! xD

    • ¡Hola Iván!

      Mil gracias por leer el post, es brutal y emocionante que hayas llegado al blog, gracias por dedicar parte de tu tiempo en leer, mil gracias.

      ¡A por ello!

      Por cierto, genial tu blog y la inspiración traspasa la pantalla. ¡A seguir!

      • Ivan Avanza

        A por ello! Un abrazo! 🙂