blog_The-Newest-Marketing-Buzzword-HumanDe lo vacío a lo humano hay un paso, el marketing tradicional ha sido construido en base al puro negocio, sin tener en cuenta a la personas, los grandes gurús o empresas cuadrículadas no aceptan el cambio pero se suben al tren de la humanización y socialización. No me gusta el camino escogido, el eje gira entorno a la marca obviando la emocionalidad para dar paso a la auténtica racionalidad.

No creo en los gurús, los libros de marketing son una losa pesada en mi estantería, me cansa ver, escuchar los consejos de grandes directivos “no reciclados” y “cero humanos” nadie les da permiso para hablar, pero ellos siguen con su erre que erre. No busco molestarles, solo decirles “Señores no acepto sus reglas”, no creo en el marketing como negocio, hay detractores una vez me comentaron “el marketing no es una ong”, acepté su opinión pero no la comparto ni la compartiré.

Marketing más humano

La búsqueda de un marketing más humano y cercano es posible, sólo hay que romper con las reglas fijadas, la interacción con la persona es innegociable, la robotización social es lavar la cara de la marca, hay que deshacerse de todo aquéllo que priva a una marca de una auténtica humanización y conexión humana.

El marketing humano es unir un lazo con la persona, es ofrecer algo más que un producto dando un paso hacia el frente. Romper con hasta lo ahora visto en marketing está a golpe de un simple click, lo virtual es la plataforma de lanzamiento de desvirtualización, es más es derribar una puerta fría para dar paso a una conquista de la persona.

Ser humano, no se basa en la venta, otorga alma a lo material, transforma lo frío en cálido, rechaza la automatización y quiebra las reglas fijadas por los gurús. Reciclar el marketing es posible, más posible es permanecer humano y estrechar los lazos con tu público.

Persona, no consumidor

Has de saber que conectas con personas, no con consumidores, si sigues pensando en consumidores y target objetivo caerás en la rueda de un marketing tradicional, donde el objetivo es venta y más venta. Si tu objetivo es sólo ser egoísta y mirar por tu único beneficio, mejor no ensucies el marketing humano, si tu foco es la persona, adelante pero no intentes subir al carro de la humanización ni socialización pues tu lavado de cara te dejará una huella imborrable.

Tras un producto hay sueños de personas, la mayoría de ellos persiguieron algún día un ideal, una idea para mejorar la vida de su entorno, es impensable como algo que surge del interior va perdiendo la humanidad para convertirse en puro material, has de permanecer humano para llegar a las personas, sino serás olvidado, sustituido y desechado.

Si permaneces humano, permanece tu esencia, enganchar con tu entorno es crear un lazo increíble donde andarás juntos aquéllos que caminan a tu lado. Un marketing de personas para personas es posible, lo imposible es seguir permaneciendo como un robot.